El Departamento de Salud de Tennessee no recomienda obtener una prueba negativa de COVID-19 a fin de regresar al trabajo o a las actividades de la vida diaria.